LAS FINANZAS DEL EMPRENDEDOR  

By 5 junio, 2017Negocio

 

Adquirir conocimientos básicos sobre manejo de recursos, costos, gastos, flujo de efectivo y cobertura de obligaciones es clave para la supervivencia del emprendimiento

Desde conseguir los fondos necesarios hasta manejar el día a día para cumplir con las múltiples obligaciones de carácter financiero, son aspectos que se convierten para el emprendedor en un camino pleno de obstáculos que, a veces, puede terminar siendo algo tan peligroso como un campo minado. Esto no solamente ocurre por la escasez o falta de recursos, sino que a veces sucede por la carencia de conocimientos financieros: las lagunas en finanzas le traerán graves problemas, pues lamentablemente terminarán generándole inmensos inconvenientes en cuanto a costos, gastos, flujo de efectivo, cobertura de obligaciones y, claro, amenazarán la posibilidad de supervivencia de su negocio.

Es así como surge una gran pregunta: ¿Cuáles son los temas financieros que debe dominar un emprendedor?

Una persona que desee comenzar en una nueva actividad comercial, tiene un conjunto de asignaturas financieras a aprobar como requisito indispensable. El desconocimiento de esos temas no le impedirá recibir algún diploma o asistir a una fiesta de graduación; peor aún, podría llevarlo a la ruina. Además, no bastará con la mínima nota aprobatoria; quien emprenda debe conocer a profundidad los temas. El mundo real, lamentablemente, nunca es tan considerado y benevolente como el más duro y exigente de los profesores.

A continuación presentamos la lista de los componentes mínimos del conjunto de conocimientos que debe obtener el emprendedor, con antelación al comienzo de su iniciativa:

  1. EVALUACIÓN FINANCIERA DE PROYECTOS  >> Uno de los primeros obstáculos de los muchos que se le presentan al emprendedor es, sin duda alguna, la falta de recursos. Es así como saber plantear un proyecto le ayudará a conseguir socios inversionistas. Para eso, los conocimientos mínimos son los referentes a cálculo del volumen de ventas e ingresos, costos fijos y costos variables, punto de equilibrio, estructuras de costos y gastos, costos de capital y costos financieros.

El siguiente paso es lograr la proyección de los estados financieros, a saber ganancias y pérdidas, balance general, pero sobre todo el flujo de caja. Una vez comprendidos esos temas, es de suma importancia conocer las metodologías que permiten evaluar los flujos de efectivo futuros, es decir, el valor presente neto, la tasa interna de retorno y el período de retorno de la inversión.

Finalmente, el emprendedor debe saber presentar análisis de escenarios y sensibilidad. Todo eso con la intención de lograr conseguir inversionistas. Estos temas implican la capacidad de llevarle al inversionista socio o institución financiera, la información que requiera para decidir sobre su proyecto.

  1. ESTRUCTURA ÓPTIMA DE CAPITAL >> ¿Dinero de socios o dinero prestado? Ahí está el dilema: un emprendedor inteligente debe buscar lo óptimo. Demasiada deuda y muy poco capital lleva al emprendedor a un riesgo constante de presiones por parte de los acreedores. Por otro lado, quienes estén dispuestos a poner capital, querrán retornos mayores; además, lo que se les otorgue en dividendos no podrá ser descontado del impuesto. Muy poco patrimonio pone a la empresa en riesgo constante; mucho patrimonio hace que el beneficio de quien pone la idea y el trabajo se diluya significativamente.
  2. MANEJO DE CAPITAL DE TRABAJO >> El capital de trabajo representa la diferencia entre el activo circulante y el pasivo corriente de una empresa. Es decir, el dinero del día a día (en España el término usado para definir capital de trabajo es «fondo de maniobra»). El capital de trabajo consiste en todos los fondos que son efectivo o que se convertirán en efectivo en el término de un ejercicio económico o menos. Los componentes activos incluyen, claro está, el efectivo, las cuentas por cobrar y el inventario. Desde el lado pasivo comprenden las cuentas por pagar y la deuda de corto plazo. Es así como el emprendedor debe conocer de inversiones a corto plazo, crédito y cobranzas, gestión de inventarios y gestión de pagos, además de un óptimo manejo en la relación con bancos y proveedores.  Por lo general, los fracasos en las empresas se dan por la imposibilidad de cumplir con las obligaciones. De esta forma, el manejo del capital de trabajo se hace, por demás, indispensable en la supervivencia de las iniciativas.
  3. MANIOBRAS EN CONDICIONES DE PRESIÓN >> El ser previsivo ante los posibles momentos financieros de tensión ayudará a superar las crisis potenciales; de esa forma, quien inicie un negocio deberá como mínimo tener un conjunto de herramientas tales como líneas de crédito abiertas, relaciones con nuevos inversionistas, cuentas claras con proveedores y posibilidades de otorgar descuentos pronto pago para adelantar la cobranza a los clientes.
  4. COBERTURA Y PROTECCIÓN DE RIESGOS >> Ningún negocio está desprovisto de riesgos financieros. El primer paso para el emprendedor es conocerlos y tener alternativas de protección o cobertura para estos. Es así como tener la lista de posibles contingencias y las acciones para evitarlas, y manejarlas, es el primer paso en el manejo adecuado del riesgo. Cada negocio tiene sus propias características y sus riesgos característicos. Tales riesgos pueden ser de distinta índole: operativos, físicos, de salud o puramente financieros. Pero, sin duda, todos los riesgos a la larga se convierten en financieros. Es así como la labor preventiva le puede ahorrar cantidades significativas de fondos.

 

La versión original fue publicada en el portal ElMundo.com.ve >>